martes, 26 de junio de 2007

Oscuro hilo
Del corazón a solas
Que dibuja la tela del destino

Jaime García Maffla


basta de recorrer los laberintos
el blanco insoportable en
pupilas de hombre anciano
de cuernos sin filo
paredes hechas de orgasmos
muertos y uno que otro grito

las sandalias no me calzan
ver las piedras de sangre
levantar el oscuro hilo
seguirlo
con pedazos de abrazos
con manos rodillas alma
rotas

-la prisa se hizo
nostalgia melancolía-

hay final
un abrazo desnudo
no hay Ariadna

4 comentarios:

yacasinosoynadie dijo...

como vivimos en un vacion fracmentado, nuestros textos parecen fracmentados.

yacasinosoynadie dijo...

como vivimos en un vacío fragmentado, nuestros textos parecen fragmentados. ... dios me esta mamando gallo con lo que escribo

yanosoynadie dijo...

aprovecho estos instantes en que soy un poquito alguien para alegrarme de nuestra modernidad no superada... Derridá se equivocaba por completo: si hay que leer al margen, donde supuestamente está lo que calla el texto, carajo, este blog no valdría un huevo. Habría que conformarse con los comentarios y encontrar en ellos no sé qué (nada). La nada está en el poema, el vacío en cada palabra, lo que calla daniel también nosotros lo callamos.

yacasinosoynadie dijo...

me van a morir.......